• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
Member Area

Eldeportivo.es

martes
26
Sep
Inicio arrow Noticias arrow Fútbol Regional arrow Kevin Pérez, fútbol y arbitraje en su trayectoria deportiva
Kevin Pérez, fútbol y arbitraje en su trayectoria deportiva | Imprimir |
Escrito por Agustín Lorenzo   
sábado, 24 de junio de 2017

ImageTrayectoria, salida al Real Madrid y vuelta a la isla: Comienza en El Batán, y en benjamines entro en la Unión Deportiva, hasta cadetes de primer año, cuando surge la oportunidad de unirme al Real Madrid, cuando Paco de Gracia se acerca a la isla y analiza mi juego, para incorporarme a la disciplina del club madrileño, en el que permanezco durante dos temporadas. 

Debo reconocer que mi adaptación no fue fácil, y con algunas dificultades de índole familiar, se me hizo duro, además de tener lesiones de cierta importancia, como una rotura del menisco, pero mi gran problema fue emocional, y aunque todo ello me sirvió para aprender mucho, no terminé de adaptarme y decidí volver a la isla.

De esa época, y que estén jugando en la máxima categoría, están Lucas Vázquez, Fernando Pacheco, Denis Cheryshev, Jesé Rodríguez, compañeros con los que compartí, tanto residencia como equipo. Y pasada esa experiencia regresé al filial de Las Palmas, aún en edad juvenil, para incorporarme al División de Honor, en los que tenía compañeros también de nivel, Asdrúbal, Juan Pedro, Tyronne, Omar Fleitas, y tras esa etapa, pasé al equipo regional, donde no pude jugar lo que quería, hasta que me llama el Mensajero, y aproveché la oportunidad, que jugar en tercera se hacía difícil

En La Palma había un proyecto muy interesante, y mi llegada se produce por recomendación de Rayco Mederos, preparador físico del equipo. Me adapté muy bien en el plano deportivo, integrado con los compañeros, jugando, pero en mi cabeza había otros proyectos, y tampoco quería abandonar la formación, que tenía claro que debía ser mi futuro, y aproveché la llamada del Villa de Santa Brígida para finalizar la temporada en Gran Canaria.

Ese año el conjunto satauteño finalizó quinto, con jugadores como Héctor Figueroa, Jonay y José Carreño, Polo, y otros tantos que formamos una buena plantilla, con Claudio Morera de entrenador, y para ser mi primer año en la tercera división, pese a tener que adaptarme, reconozco que puede calificarlo de bueno.

La temporada siguiente, 2010-11, comienzo la temporada con la Unión Deportiva Vecindario, en Segunda División "B", y entro a formar parte de la plantilla como jugador Sub'23, el problema, que entrenaban por las mañanas, horario que coincidía con mis clases en la universidad, y valoré si me compensaba el esfuerzo, decidiendo finalmente, quedarme en tercera con el Sporting San José, para no perder, ni estudios no fútbol.

Esa temporada fue dura, descenso con el equipo, debilitamiento de la tercera división, aspiraciones futbolísticas que no se cumplen, y decido, por necesidades económicas y familiares, empezar a trabajar, sobre todo los fines de semana, y es cuando me doy cuenta que debo dejar el fútbol, mirar claramente por mi futuro, y aceptar el trabajo que me ofrecen y que me permite compaginar con los estudios.

Y es ahí cuando surge la posibilidad de entrar en el arbitraje. Complementaba los estudios con el trabajo, y seguía vinculado al fútbol, desde otra perspectiva, y como eran los fines de semana, me venía bien, y además fue un plus, un añadido para seguir vinculado con el deporte. Empecé en la base, con los niños, y disfrutaba haciéndolo.

Tras tres años en el arbitraje, y ya finalizada la carrera en la universidad, comienzo a tener de nuevo tiempo libre, y es ahí cuando vuelvo a entrenar, animado por un amigo, pues quería probar, ver sensaciones después de esos años sin hacerlo, y empiezo la pretemporada en el filial del Unión Viera, y es ahí, cuando Ángel Luis Camacho se percata que estaba entrenando, y decide subirme al primer equipo.

Con la vuelta a los terrenos de juego, a la tercera división, he podido comparar, la que yo dejé, competitiva, con buenas condiciones para los jugadores, y capacidad económica, luego unos años flojos, malos, con debilidad en los equipos, que coincidió con la situación del país, y actualmente, pese a esa debilidad monetaria, noto bastante nivel entre los equipos, aunque todo va dependiendo de los jugadores que vayan saliendo, que quieran jugar en la categoría, de la rivalidad.

Y en la última jornada, en el último partido, pese a ser fieles con nuestra idea de toda la temporada, y de afrontarlo con la mayor ilusión y ganas del mundo, no fuimos capaces de vencer al Santa Úrsula, que también se jugaba su futuro. Ahora debemos asumir la nueva categoría, y el reto que significa devolver al club a la máxima categoría regional.

 

 
< Anterior   Siguiente >