• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Auto width resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
  • default color
  • red color
  • green color
Member Area

Eldeportivo.es

jueves
21
Sep
Inicio arrow Noticias arrow Entrevistas - Opinión arrow Al Tasagaya se le fundieron los plomos
Al Tasagaya se le fundieron los plomos | Imprimir |
lunes, 02 de septiembre de 2013

ImageEs la triste realidad de uno de los estadios de fútbol más emblemáticos de Canarias. Con sesenta y ocho años a sus espaldas este recinto deportivo sufre desde 2011 un abandono vergonzoso en cuanto a su instalación eléctrica se refiere.

El último episodio ocurría el pasado sábado durante la celebración del Torneo Ciudad de Güímar-Pepe Ramos. Cuando iba a disputarse el partido final del triangular entre el At Unión de Güímar y el Reale J. Laguna, los focos del estadio se apagaron por completo y con ellos toda la instalación eléctrica dejó de funcionar. De nada sirvieron los intentos a la desesperada por poner en marcha el generador y reanudar el partido cuanto antes. No hubo forma de hacerlo y se tuvo que disputar el partido a media luz, eso sí, tras más de cuarenta minutos de espera.

No es la primera vez que esto sucede en Tasagaya. Ocurrió con el Guargacho hace dos temporadas, ocurrió con el Buzanada en la promoción de ascenso a Preferente y hubo que disputar la segunda parte de ese partido en el campo Blas Reyes de Arafo porque a nadie de los mandamases de Güímar se le había ocurrido homologar el campo de Fátima que estaba terminado desde hacía años, y ocurrió en el Torneo Pepe Ramos del año pasado cuando tras haberse disputado diez minutos del partido entre el San Isidro y el Tenerife B, el estadio se quedó completamente a oscuras y sólo se pudo recuperar una torrera para lanzar una tanda de penaltis que clasificó a los blanquiazules para la final del día siguiente.

Lo peor no fue la imagen que se dio al mundo del fútbol regional, sino las colas de aficionados que se formaron a la entrada del recinto solicitando la devolución de los cinco euros  que habían pagado por los dos partidos y que dejaron al club organizador sin beneficios en el Torneo.

Aunque parezcan casos puntuales, lo cierto es que los usuarios de la instalación han padecido este problema toda la temporada anterior. El equipo representativo de la ciudad, que al final terminó ascendiendo de categoría, tenía que realizar sus entrenamientos con parte de los focos de dos torretas encendidas y en los días cortos, los niños entrenaban casi en penumbra.

Güímar es un pueblo que se acostumbró a ver los partidos la noche de los viernes, que es cuando acuden la mayoría de aficionados y la gente joven, sin embargo se tuvo que cambiar el horario de los partidos del equipo regional a la tarde de los sábados, ocasionando una drástica disminución de la asistencia al recinto, que en ocasiones no llegaban ni a los treinta espectadores.

Desde el Ayuntamiento nadie dice ni opina nada. Nos hemos puesto en contacto varias veces con los máximos responsables a través del gabinete de prensa municipal y no hemos obtenido respuesta ni de cuál es el problema real ni de cuándo va a solucionarse. De oídas se comenta que si hay que hacer un nuevo proyecto y presentarlo en Industria, que si la instalación no aguanta la potencia, que si no hay dinero... pero nada oficial. Silencio absoluto, como si no supieran que contestar o el tema se les hubiera escapado de las manos.

Nosotros pensamos que ni uno ni lo otro, simplemente que no ha habido ganas ni intención de solucionar el problema, ni por parte de los que estaban ni de los que están ahora. Mientras tanto el tiempo sigue pasando - va para dos años - y el desprestigio al que sigue sometido el fútbol en Güímar y el viejo Tasagaya va en aumento.

 
< Anterior   Siguiente >