Sicilia se retira tras quince años en Tercera División

Ariel Jorge González Sicilia anunciaba hace unas semanas su intención de dejar el arbitraje una vez termine la presente temporada. Árbitro que no deja indiferente a nadie por su peculiar manera de pitar, muy al estilo inglés, dejará un recuerdo imborrable en todos los que le conocieron en el mundo futbolístico canario, aunque no le perderemos definitivamente ya que su intención es seguir dirigiendo partidos de base.

Alabado por unos, criticado por otros, lo cierto es que todo el mundo habla y conoce a Sicilia. Debutó en Tercera División en la temporada 2001-02. Era un 7 de septiembre de 2001, segunda jornada de liga y pitó el partido de rivalidad sureña Ibarra- Águilas, que acabó en empate a un tanto.

Desde esa fecha y hasta ayer, donde dirigió su último partido en Tercera División en el campo de Las Zocas, se ha hecho habitual en los encuentros de la máxima categoría del fútbol canario así como también lo ha sido en la División de Honor Juvenil, partidos de féminas y base. Además ha actuado en incontables ocasiones como auxiliar en partidos de fútbol regional repartidos por toda la geografía isleña. De los más recientes han sido la semifinal de Copa Heliodoro Rodríguez López que enfrentó la semana pasada en Tasagaya al Atlético Unión Güímar y la Sociedad Deportiva Tenisca y de Preferente el Reale Juventud Laguna – Esperanza.

Ayer vivió uno de sus mejores momentos en el fútbol, ya que fue homenajeado por los jugadores, aficionados y directivos en el encuentro UD Las Zocas – UD Lanzarote, donde se le hizo el pasillo de honor y recibió las felicitaciones de los que allí se encontraban, en un grandioso gesto que no es muy habitual en los campos de fútbol con los colegiados y que debería serlo mucho más.

Son muchas las anécdotas que se podrían contar de Sicilia en todos estos años. Una de ellas tuvo lugar en un encuentro de Tercera División en la zona norte de nuestra isla. Durante el partido, un jugador del equipo visitante no paraba de protestarle y en una jugada corrió la banda con él superándole en velocidad. Se dirigió hacia el jugador y le dijo: “te he dejado en evidencia ante tu entrenador, ¿tienes algo que decir ahora?”

Genio y figura hasta el momento de su retirada. Seguramente Sicilia no echará de menos el fútbol, pero el fútbol sí lo echará de menos a él.