“Tengo la ilusión por jugar cosas importantes al final de Temporada”

Nauzet Pérez Ramallo, es el actual portero del San Lorenzo, conjunto que lucha por los puestos altos de la clasificación liguera en la regional preferente.

Esta temporada acaba de volver a vestirse de corto tras superar una grave lesión de rodilla, su peor momento dentro del fútbol, pero el esfuerzo y las ganas por volver a practicar un deporte que le apasiona pudo más que todos esos malos ratos.

Por delante una temporada cargada de ilusiones para él y su equipo, los puestos altos están cerca y la ilusión no hay quien se la quite de la cabeza.

Las experiencias negativas no solo por ese mal trago sino también por los comentarios que conlleva su posición sobre el terreno de juego, en muchas ocasiones injustos, le han curtido y le han hecho poder ir superando cada uno de esos momentos, algo que le ha servido para ir mejorando poco a poco en todos los aspectos.

A sus treinta y un años tiene una dilatada experiencia en diferentes equipos, de distintas categorías, incluso con periodos por medio en los que aparcó el fútbol o con cambios de posición sobre el terreno de juego.

“Empecé un año en el Atlético Victoria, luego ocho temporadas en el San Diego, desde alevines, en infantiles dejé de ser portero y pasé a ser jugador de campo”.

Así recuerda esa etapa: “Era muy pequeño y encajaba muchos goles por alto, aunque en benjamines y alevines siempre estaba en las selecciones”.

Luego y ya de vuelta a la portería siguió su carrera futbolística, para pasar por medio a una larga etapa en la que lo dejó de lado. “Una vez terminé mi etapa en el San Diego me fui al Atlético Perdoma siendo ya juvenil. A partir de ahí dejé el fútbol hasta que con veintitrés años volví para jugar en el Matanza en segunda regional”.

Prosigue: “Por motivos laborales me trasladé al sur y estuve una temporada en el Marino B, compaginando entrenamientos con el primer equipo de segunda b, con Willy Barroso como entrenador: Incluso tuve la oportunidad de ir convocado a algún partido pero por la edad no lo pude hacer al tener ficha b. En la siguiente campaña volví al norte y fiché en el Atlético Tacoronte, tras un año allí me volvió a llamar el Marino para jugar en tercera, temporada que no la terminé por distintos motivos, de ahí y hasta ahora en el San Lorenzo”.

En este último club y con el que compite ahora, tuvo una grave lesión de la que tardó mucho tiempo en recuperarse ¿Se te hizo larga la espera?

  • Sí, fue muy larga, la lesión fue una rotura de ligamentos y menisco de la rodilla, tardaron en operarme a través de la mutua y eso alargó más el tiempo de espera.

Se me hizo muy complicado todo, el ver a tus compañeros entrenando y no poder jugar, intentas desconectar y no puedes, la verdad que sí, la espera se me hizo eterna.

¿Cómo te encuentras tú ahora?

  • Ahora mismo me encuentro bien, después de tanto tiempo parado me costó un montón por las cosas lógicas de la inactividad. Me encontraba lento y sin confianza, también psicológicamente fue difícil pensando en la rodilla. Esa inactividad me ha podido pasar factura, ya que esta temporada he tenido varias lesiones.

Para empezar una molestias en la rodilla a los que se añadió luego otra serie de problemas físicos que me han hecho más complicada la vuelta a la normalidad en el aspecto deportivo y competitivo, incluso en el personal. A eso hay que añadirle el trabajo de un portero con constantes esfuerzos y caídas que van machacando el cuerpo, pero he ido superando eso poco a poco camino de la normalidad.

Tras un comienzo irregular el equipo encadenó nueve jornadas sin perder. Por medio triunfos en campos como La Suerte o logros como cortar las rachas que llevaban Puerto Cruz u Orotava, este último tras el único lunar en once jornadas de la derrota en Icod ¿A qué fue debido ese cambio?

  • Yo no he apreciado cambios, el equipo trabaja igual desde el primer momento, la diferencia es que los resultados han sido favorables pero en cuanto a trabajo siempre ha sido con la mismas ganas e intensidad.

Ganar en campos como La Suerte fue un plus de confianza para nosotros, campo difícil y nosotros con muchas bajas, además era y es la única derrota como locales del Cruz Santa. El que al principio no hayamos conseguido los resultados como se consiguió luego lo achaco a que es un equipo nuevo, muy pocos jugadores de la temporada pasada, de ahí que en esas primeras jornadas nos costara un poco más. Ahora mismo estamos bien, hemos acabado bien la primera vuelta y vamos a ver como se nos da la segunda y ver donde vamos a estar al final.

Ahora mismo están muy cerca del segundo puesto y con muchas jornadas por delante ¿Qué esperas del San Lorenzo a final de temporada?

  • Yo espero estar al final de temporada peleando por el play off, es verdad que hay equipos muy fuertes como el Atlético Victoria, el Vera, o el Icodense que a priori al final van a estar arriba seguro, son algo superiores pero vamos a estar peleando hasta el final e intentar estar lo más arriba posible.

Uno siempre tiene la ilusión de estar lo más arriba posible y jugar un play off a tercera o llegar al primer puesto, aun con todos los inconvenientes de la primera vuelta estamos a siete puntos del líder.

Desde fuera da la sensación de una plantilla muy corta, con muchas convocatorias y minutos para jugadores de los filiales ¿Lo ves así?

Sí, la plantilla se ha hecho algo corta, se nos han ido jugadores, problemas de trabajo… todo influye. No somos jugadores profesionales y dependemos de los trabajos, de los horarios laborales, ese es el problema que hemos tenido.

¿Cómo ves la categoría?

La preferente es una categoría competida, ya van unas cuantas temporadas con un nivel increíble y esta volvemos a lo mismo con plantillas que en tercera competiría fácilmente.

¿Qué equipo te ha sorprendido?

El equipo que más me sorprendió fue el San Juan, me llamó mucho la atención, presión y trabajo durante los noventa minutos, me gustó un montón.

¿Se sufre mucho siendo portero?

Se sufre y se pasa mal, es un puesto que mucha gente no es consciente de lo que conlleva con los comentarios que hacen, pero con el paso de los años te acostumbras a ello. Aún así hay cosas que duelen, comentarios por ejemplo después de un partido bueno… “si no hubieras fallado en aquel partido, estaríamos más arriba”, esas cosas dañan, es una posición en la que un solo fallo se va a ver más que todos tus aciertos.

Paro un penalti y no pasa nada, pero tengo un fallo que cuesta un gol y pasas a ser lo peor, esos son los momentos en los que te planteas si esto es rentable, sufres y te vas a casa hecho polvo y lo pagas con quien no lo tienes que hacer y te planteas ¿Es rentable jugar al fútbol? Lo bueno que tiene el fútbol es que cada semana te da oportunidades para resarcirte y se te olvida todo. Donde duele ser portero es cuando solo te recuerdan los fallos y no los aciertos, tienes que ser fuerte mentalmente para ocupar esa demarcación.

Así ha vivido y vive el fútbol desde la “soledad” de la posición que ocupa, la portería.

No todo son malas experiencias ni malos recuerdos, tanto tiempo ha dado para momentos que no va a olvidar ¿Tú mejor recuerdo en el fútbol?

Mi mejor recuerdo en el fútbol fue la llamada del presidente del CD Marino. Cuando Paco Santamaría me llama y me dice “Nau quiero que seas parte del equipo”.

  • El año anterior habían defendido la camiseta del equipo jugadores como Sergio Aragoneses, y al siguiente me llaman para ocupar ese mismo puesto, para mi futbolísticamente ese es mi mejor recuerdo. El momento en el que me veo con el presidente y firmo la ficha lo tengo grabado, era como una ilusión, el Marino es un referente en tercera división y que incluso ha jugado en segunda b, me marcó mucho.

En cuanto al trago más amargo no duda ni un instante:

“Fue el de la lesión. Lo que más duele es el paso de los días, querer estar y no poder. A los quince días estaba entrenando, pero veía que no podía y la rodilla se me iba, hasta que me hice las pruebas y confirmaron las malas noticias. Cuando te lesionas ya no existes futbolísticamente para nadie, el tema humano, tengo compañeros que han pasado por la misma situación y coincidimos en la idea. Te sientes mal, somos personas que no vivimos de esto” rememora para concluir la entrevista.

Estas son las vivencias de un portero sobre un terreno de juego y todo lo que engloba el fútbol.

Muchos años intentando atajar balones que han dado para multitud de momentos, buenos y malos, pero todos sirven como experiencia y sobre todo para alimentar la ilusión de que lo mejor todavía está por llegar.

Entrevista hecha por
Pedro Pérez Camacho.

Vídeo de A4KTV